Toyota en su catálogo de camionetas tiene como tope de línea la Toyota 200 Imperial, también conocida como Sahara, esta camioneta de grandes dimensiones viene en dos versiones, una diésel y una a gasolina, la versión diésel cuenta con un motor de 4.5 Lts V8 DOHC de 32 válvulas, common rail, intercooler y turbo de presión variable de 262 HP. La versión a gasolina cuenta con un motor V8 de 4.6 Lts DOHC de 32 válvulas, VVT-I que desarrolla 305 HP. En ambos casos esos motores van acoplados a cajas ECT-I secuencial de 6 velocidades, suspensión delantera con doble horquilla y eje rígido en la parte trasera con multilink. Dirección asistida hidráulicamente, frenos con discos ventilados delanteros y traseros ABS-EBD-BA. Comparando la Sahara con otras camionetas de gran tamaño de Toyota, esta las supera a todas, ya que es la única que cuenta con motores 8 cilindros, ya que, en la Prado de mayor gama, la 4Runner y FJ cruiser la mayor motorización es un V6 de 4.0 Lts, el motor más estandarizado actualmente por Toyota y en el caso de la SW4 la motorización es de 4 cilindros tanto en gasolina como en diésel. Las transmisiones mayormente son de 5 velocidades ECT-I automáticas, a excepción de la Prado que en la versión VX a gasolina cuenta con la misma Transmisión de 6 velocidades instalada en la Sahara. La suspensión si trabaja de la misma manera en casi todas las camionetas de Toyota a excepción del Land cruiser que viene con ejes rígidos tanto adelante como atrás. Si bien este sistema la tecnología lo ha ido dejando atrás, es el más confiable y de más aguante que hay, por lo que la casa Toyota lo sigue usando en sus camionetas de gran dimensión. La seguridad también es mayor en la Sahara contando con 10 airbags, 3 más que la Prado VX, sin duda una camioneta bien robusta, lista para cualquier uso y abuso.